Bienes Raices

Consejos para negociar el precio de una vivienda

Jóvenes-ante-la-casa-que-quieren-comprar-737x413
Una buena compra de vivienda comienza antes de iniciar la búsqueda de piso o casa. Es necesario tener muy claros un conjunto de aspectos que son los fundamentales de una buena operación. Esta acaba cuando negocias un precio que no compromete tu economía presente y futura con la parte vendedora. Te damos las claves para poder negociar bien el precio que quieres pagar por tu nueva casa antes de buscarla y cuando ya la has encontrado.
  1. ANTES 
Antes de empezar a buscar tu casa, ten en cuenta estos aspectos que te ayudarán a saber qué precio puedes pagar por ella y cómo negociarlo.
Conoce la situación del mercado inmobiliario
  1. La oferta, la demanda y el precio de la vivienda están muy condicionados por algunos factores que conviene tener presente si decides comprar. El mercado inmobiliario depende mucho del contexto económico, la situación económica de las personas, el acceso al crédito y el marco legal.
  2. Cuando todos estos elementos se ponen a favor, hay más operaciones de compraventa, se conceden más hipotecas y crecen los precios. Por el contrario, cuando algunos de estos factores no acompañan – crisis económica, precariedad laboral, dificultades de financiación o aumento de impuestos – cae la demanda y se moderan los precios. Por lo tanto, si hay poca demanda tendrás más capacidad de negociar el precio.
  3. Infórmate, consulta las fuentes oficiales, habla con expertos, lee sobre el tema… El mercado siempre está cambiando y es importante que lo sepas porque condiciona tu estrategia en la negociación del precio.
Fíjate un presupuesto
  1. El precio siempre lo tienes que poner tú,porque sólo tú conoces a fondo tu situación económica y tus posibilidades.
  2. Fija un presupuesto que puedas asumir, que incluya el precio de la vivienda, los gastos correspondientes (aproximadamente un 15% del precio de compra) y un presupuesto adicional para reformas y mobiliario en caso necesario.
  3. No subestimes los gastos que deberás afrontar, ni aproveches para inflar la financiación necesaria sin motivo.
  4. Si solicitas una hipoteca, debes tener muy claro qué gasto mensual podrás asumir sin poner en riesgo tu economía personal o familiar. La recomendación habitual es que el importe de la cuota no supere el 30% de los ingresos mensuales.
Habla con el banco
  1. En paralelo al presupuesto que te has fijado, habla con tu banco para conocer tu capacidad de financiación. Una vez la sepas, pide todas las opciones de financiación posibles y las respectivas simulaciones para conocer qué cuota mensual te tocaría pagar en cada caso.
  2. Cuanto menor sea la duración del préstamo, mejor para ti, porque pagarás menos intereses aunque las cuotas sean más elevadas. El banco te ofrecerá bonificarte las cuotas hipotecarias con la contratación de productos. Estudia si te compensa y te interesa, y sobre todo suma todo el coste mensual de las cuotas.
  3. Cuando tengas toda la información, compara las condiciones de tu banco con las de otros bancos. Una hipoteca es una deuda que asumirás durante décadas y que supone el gasto mensual más importante en la mayoría de hogares. Analízala a fondo.
Estudia la zona que te interesa
  1. Una vez tengas claro tu presupuesto, podrás escoger la zona. Es fundamental que estudies muy bien el mercado en la zona concreta que has elegido, porque no siempre coincide con el contexto general del mercado inmobiliario.
  2. Estudia los precios de viviendas de tu gusto y averigua también si se están haciendo muchas o pocas operaciones. Cuanto menor sea la demanda, más poder tendrás a la hora de negociar.
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

To Top